top of page

Comunicación empática: cómo los terapeutas pueden ayudar a los pacientes con quemaduras a superar los obstáculos emocionales

Lic. Hsiu-Wen LAI, Trabajadora social y Directora de proyectos

Lic. Vita TU, Terapeuta Ocupacional y Gerente de Proyectos

 
Comunicación empática

Imagine este escenario muy común: un paciente, que lucha contra el dolor y la incomodidad, busca un consuelo en su terapeuta de rehabilitación de quemaduras. En respuesta, reciben un consejo bien intencionado, pero quizás inadecuado: "No lo pienses demasiado. Tienes que soportar el dolor porque es parte del proceso de rehabilitación".

 

Si bien el sentimiento detrás de esas palabras es comprensible (pues la rehabilitación implica dolor e incomodidad), ¿Cómo resuena realmente esta respuesta en el paciente?

 

Estos diálogos son habituales durante el proceso de rehabilitación. Los pacientes quemados que luchan a diario con el dolor físico, así como con la confusión emocional, con frecuencia confiarán en sus fisioterapeutas o en sus terapeutas ocupacionales, o en otros profesionales que formen parte del equipo de quemados. Sin embargo, cuando las emociones como la depresión, la frustración y la ira no se abordan, o cuando el paciente siente que no han sido reconocidas adecuadamente, pueden convertirse en obstáculos que obstaculicen el progreso en la rehabilitación del paciente.

 

Por eso es importante la comunicación empática. Al fomentar la comprensión y la conexión genuinas, los terapeutas pueden transformar las conversaciones rutinarias en momentos cruciales de apoyo y motivación. A través de respuestas empáticas, los terapeutas y otros miembros del equipo de quemados pueden cultivar un ambiente de confianza, capacitando a los pacientes para enfrentar los obstáculos emocionales de frente.

 

En este artículo, analizaremos la comunicación empática en la rehabilitación de quemaduras explorando su papel en la atención al paciente y cómo sirve como piedra angular para superar los obstáculos emocionales en el camino hacia la recuperación.

 

¿Por qué la comunicación empática es importante en la rehabilitación de quemaduras?

¿Cómo debe responder un terapeuta ante la expresión de dolor e incomodidad de un paciente? En el ejemplo anterior, la respuesta del terapeuta puede haber parecido razonable en la superficie, abordando la preocupación inmediata con un consejo pragmático. Sin embargo, la comunicación eficaz va más allá de un simple reconocimiento de las palabras dichas: profundiza en la comprensión de la persona detrás de esas palabras y las emociones que está experimentando este paciente.

 

Una respuesta verdaderamente empática no sólo reconoce el impacto físico de las cicatrices de quemaduras, sino que también reconoce el estado emocional del individuo. Implica escuchar activamente y empatizar con los sentimientos y las expectativas del paciente, de modo que los pacientes se sientan realmente escuchados y comprendidos. Cuando un paciente siente que sus emociones están siendo reconocidas y validadas, es más probable que se abra y comparta más sobre sus experiencias. Luego, los terapeutas pueden obtener información valiosa sobre el estado emocional del paciente y los factores estresantes que enfrenta durante la rehabilitación. Los terapeutas también pueden descubrir las motivaciones subyacentes necesarias para mantener el compromiso de su paciente con la rehabilitación.

 

La comunicación empática implica dejar de un lado las nociones preconcebidas de lo que se debe decir o lo que el terapeuta cree que el paciente debería hacer y, en cambio, centrarse en empatizar con las emociones y las necesidades del paciente. Al priorizar las emociones del paciente, los terapeutas pueden establecer una relación que fomente el diálogo abierto y así fomentar la confianza. Cuando los pacientes se sienten comprendidos, su camino hacia la recuperación será menos arduo y menos solitario.

 

¿Cuáles son ejemplos de una comunicación empática?

A continuación se muestra un ejemplo de una conversación entre el terapeuta A y su paciente quemado.

 

  • Paciente: "Hago rehabilitación todos los días, pero me duele y me siento muy incómodo".

  • Terapeuta A: "He visto esto mucho en mi práctica clínica y es normal. Sólo hay que soportar el dolor, porque el dolor es simplemente parte de la rehabilitación".

  • Paciente: "Pero después de hacer rehabilitación todos los días, me despierto a la mañana siguiente y mis cicatrices se sienten tan tensas como siempre. Es como si los esfuerzos de ayer fueran en vano, así que tengo que empezar de nuevo al día siguiente".

  • Terapeuta A: "No pienses demasiado en esto. Simplemente trabaja duro todos los días y eventualmente estarás bien".

 

¿Cuáles son las expectativas del paciente? ¿Cuáles son las emociones del paciente?

¿Qué le transmite al paciente la respuesta del terapeuta?

 

Ahora veamos la misma conversación pero con el terapeuta B.

 

  • Paciente: "Hago rehabilitación todos los días, pero me duele y me siento muy incómodo".

  • Terapeuta B: “Parece que hacer rehabilitación te hace sentir muy incómodo. ¿Hay algún elemento en particular en tu plan de rehabilitación que le haga sentir especialmente incómodo?

  • Paciente: “Es doloroso cuando me vendas la mano en un puño y mi mano tiende a sentirse entumecida. Después de un tiempo, me siento muy incómodo”.

  • Terapeuta B: “Debe querer realmente progresar, por lo que sigue cumpliendo con este elemento de su programa de rehabilitación diario, aunque le resulte muy incómodo. ¿Cree que hay algún ajuste que podamos hacer en su programa que podría hacerlo sentir mejor?

  • Paciente: “En realidad, después de hacer rehabilitación todos los días, me despierto a la mañana siguiente y siento mis cicatrices tan tensas como siempre. Es como si los esfuerzos de ayer fueran en vano, así que tengo que empezar de nuevo al día siguiente".

  • Terapeuta B: “Parece que esta situación te hace sentir muy deprimido, pero aún así haces rehabilitación en serio todos los días. ¿Cómo te convences de seguir adelante con la rehabilitación todos los días?

  • Paciente: “No tengo más remedio que hacerlo. También nos dijo que esta es la etapa en la que el crecimiento y la contractura de las cicatrices son más fuertes, por lo que la rehabilitación es necesaria para al menos mantener los avances sin retroceder”.

  • Terapeuta B: “Trabajas muy duro para mejorar y eres muy paciente ante el dolor. Aunque se sienta frustrado durante el proceso, aun así reúnes energía para continuar todos los días. Realmente vale la pena compartir su experiencia con otros pacientes quemados para animarlos”.

 

Analicemos esta conversación.

 

  • Paciente: "Hago mi rehabilitación todos los días, pero me duele y me siento muy incómodo".

  • Terapeuta B: “Parece que hacer rehabilitación te hace sentir muy incómodo. ¿Hay algún elemento en particular en tu plan de rehabilitación que te haga sentir especialmente incómodo?

La respuesta del terapeuta B reconoce la expresión de malestar físico del paciente. El terapeuta de esta manera le está diciendo: "Escucho tu malestar y quiero trabajar con usted para encontrarte una solución".

 

  • Paciente: “Es doloroso cuando me vendas la mano en un puño y mi mano tiende a sentirse entumecida. Después de un tiempo, me siento muy incómodo”.

  • Terapeuta B: “Debes desear y querer realmente progresar, por lo que sigue cumpliendo con este elemento de tu programa diario de rehabilitación, aunque este te resulte muy incómodo. ¿Cree que hay algún ajuste que podamos hacer en tu programa que podría hacerte sentir mejor?

El terapeuta B comprende y reconoce el malestar del paciente, pero también afirma la tolerancia del paciente al malestar que proviene de un deseo de mejorar. También le informa al paciente que se pueden hacer ajustes, dándole una sensación de control sobre su rehabilitación.

 

  • Paciente: “En realidad, después de hacer rehabilitación todos los días, me despierto a la mañana siguiente y siento mis cicatrices tan tensas como siempre. Es como si los esfuerzos que hice ayer fueron en vano, así que tengo que empezar de nuevo al día siguiente".

  • Terapeuta B: “Parece que esta situación te hace sentir muy deprimido, pero aún así realizas tu rehabilitación con empeño todos los días. ¿Cómo te convences a ti mismo de seguir adelante con la rehabilitación todos los días?

El terapeuta B reconoce la frustración del paciente y, al hacer preguntas, luego lo guía a reflexionar sobre lo que ha hecho hasta ahora, enfatizando en la determinación y la resiliencia del paciente.

 

  • Paciente: “No tengo más remedio que hacerlo. También nos dijo que esta es la etapa en la que el crecimiento y la contractura de las cicatrices son más fuertes, por lo que la rehabilitación es necesaria para al menos mantener los avances sin retroceder”.

  • Terapeuta B: “Trabajas muy duro para mejorar y eres muy paciente ante el dolor. Aunque te sienta frustrado durante el proceso, aun así reúnes la energía para continuar todos los días. Realmente vale la pena compartir tu experiencia con otros pacientes quemados para que los animes a seguir en su rehabilitación”.

El terapeuta B nuevamente elogia los esfuerzos del paciente.

 

Las expectativas y emociones del paciente quemado fueron captadas por el terapeuta B, y en sus respuestas transmitió que entendía el malestar del paciente, pero también afirmó sus esfuerzos. Al discutir posibles soluciones, el paciente expresó una vez más su frustración, y el terapeuta B guió al paciente a mirar sus propios esfuerzos y verbalizarlos, reafirmando así los esfuerzos del paciente una vez más. El terapeuta B también le señaló al paciente que puede hacer sugerencias para ajustar la intervención de rehabilitación, dándole así al paciente un mayor sentido de pertenencia y control sobre su rehabilitación.

 

Puntos clave para guiar al paciente a través de la comunicación empática

Los obstáculos emocionales en el camino hacia la recuperación pueden hacer que los pacientes quemados se sientan abrumados, ansiosos y faltos de confianza en sí mismos. Sin embargo, cuando los pacientes expresan estas preocupaciones a su terapeuta o a otros miembros del equipo de quemados, estas preocupaciones no deben tratarse como "quejas", sino que deben verse como una oportunidad para una comunicación empática.

 

Para resumir los puntos clave de la comunicación empática:

 

1. Comprensión y validación

Al comprender y reconocer las emociones del paciente, los terapeutas pueden crear un entorno de apoyo donde los pacientes se sientan escuchados y valorados. Cuando los pacientes se sienten comprendidos, están más dispuestos a abrirse más, lo que permite a los terapeutas profundizar en sus pensamientos y desafíos durante la rehabilitación.

 

2. Demostrar atención y apoyo

Los pacientes se benefician enormemente cuando perciben que su terapeuta realmente se preocupa por su bienestar. Este sentido de atención no sólo fomenta la confianza, sino que también anima a los pacientes a participar activamente en su proceso de recuperación, sabiendo que tienen a alguien a su lado.

 

3. Reconocer el esfuerzo y el progreso

Uno de los aspectos más poderosos de la comunicación empática es su capacidad para resaltar los esfuerzos y avances del paciente. Al reconocer el progreso realizado, los terapeutas infunden un sentido de esperanza y motivación en los pacientes, reforzando su resiliencia y determinación para superar los obstáculos.

 

4. Empoderar al paciente

A través de la comunicación empática, los terapeutas pueden guiar a los pacientes en momentos difíciles ayudándolos a reconocer su propia resiliencia y recuperar una sensación de control sobre sus vidas. Por ejemplo, darle al paciente cierta flexibilidad o elección en términos de intervenciones de rehabilitación (sin sacrificar los objetivos de la rehabilitación) puede ayudarlo a sentir que sus inquietudes fueron escuchadas, pero también que es un participante activo que puede tomar decisiones sobre su rehabilitación. Los terapeutas desempeñan un papel crucial en el fomento de una mentalidad positiva que conduzca a la recuperación.

 

Conclusión:

La comunicación empática no se trata sólo de escuchar; se trata de interactuar activamente con los pacientes, comprender sus emociones y apoyarlos en cada paso del camino. Al implementar estos consejos, los terapeutas pueden crear un ambiente enriquecedor donde los pacientes quemados se sientan capacitados para superar los obstáculos y emprender el viaje hacia la curación.

Comments


Suscríbete a nuestro boletín para recibir las últimas actualizaciones del blog

Gracias

bottom of page