top of page

Tratamiento de cicatrices hipertróficas en la cara dorsal del antepié

Un caso para ilustrar los puntos claves

Chen-Jui HSU, Terapeuta Ocupacional,

Centro de Rehabilitación de Sunshine en Taipei

 

Las cicatrices hipertróficas en la cara dorsal del antepié pueden ser difíciles de tratar. Esto se debe a que el pie tiene combinado diferentes tipos de superficies planas, convexas y cóncavas. Si no se tratan adecuadamente, estas cicatrices pueden tener un impacto grave en la deambulación. El crecimiento de la cicatriz y la contractura pueden causar hiperextensión de la articulación metatarsofalángica y contractura del espacio interdigital. En casos severos, el rango de movimiento de las articulaciones de los dedos se verá afectado, por lo que puede causar dolor al caminar o al usar zapatos.


En este video, la Lic. Chen-Jui HSU, terapeuta ocupacional del Centro de Rehabilitación de Sunshine en Taipei, usará el caso de un paciente para ilustrar cómo podemos desarrollar una intervención de terapia de presión para este tipo de problema.



Punto clave 1: Las características estructurales del cuerpo afectan la distribución de la presión

¡Recuerde la Ley de Laplace cuando planifique su intervención con terapia de presión! El nivel de presión estará determinado por el radio de la curvatura. En una superficie irregular como el pie, las áreas con una curvatura más pequeña, como el costado del pie, recibirán más presión, mientras que las áreas con una curvatura más grande, como el empeine o la planta del pie, recibirán una presión más baja, y las áreas cóncavas, como el espacio interdigital de los dedos del pie, no recibirán ninguna presión, en lo absoluto.


Punto clave 2: Para lograr un control óptimo de las cicatrices, ajuste el diseño de las prendas de presión y use una combinación con otras herramientas de terapia de presión.

Los tipos de herramientas de terapia de presión que puede usar el terapeuta son prácticamente los mismos: prendas de presión, vendas, insertos, etc. Sin embargo, esto no significa que estas herramientas sean siempre las mismas o que siempre se combinan de la misma manera. Se pueden modificar y adaptar constantemente, para adaptarse a las necesidades cambiantes del paciente. Por ejemplo, un calcetín de prenda de presión se puede hacer con una sola capa de tela para una presión más baja o con una capa doble para una presión más alta. Se pueden coser bolsillos dentro del calcetín para colocar inserciones de tela o esponja y aumentar así la presión. Además, estas herramientas se pueden utilizar en varias combinaciones para lograr un mejor efecto y compensar algunas de sus limitaciones. Por ejemplo, un calcetín de ropa de presión no proporcionará suficiente "contacto" con el área del espacio interdigital del dedo del pie por sí solo, pero agregar inserciones hechas de gasa, tela u Otoform puede compensar y proporcionar más presión para controlar el crecimiento de la cicatriz.


Punto clave 3: Seguimiento frecuente

Cualquiera que sea el tipo de herramienta de terapia de presión que estemos utilizando, es necesario un seguimiento frecuente con intervalos regulares para observar de cerca los cambios en las cicatrices, verificar cualquier complicación y hacer los ajustes necesarios a las intervenciones y/o herramientas de terapia de presión.


Al tener en cuenta los principios de distribución de la presión al seleccionar herramientas de terapia de presión, al adaptar y combinar estas herramientas para que se ajusten a las necesidades del paciente, y al actualizar la estrategia de terapia de presión a medida que las cicatrices evolucionan con el tiempo, el terapeuta podrá prevenir contracturas que puede afectar seriamente la deambulación y la capacidad del paciente para llevar a cabo las actividades de la vida diaria de forma independiente.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Suscríbete a nuestro boletín para recibir las últimas actualizaciones del blog

Gracias

bottom of page